Reflejo Jujuy – ¿LEGISLADORES O SEÑORES FEUDALES?