De esta manera, echó por tierras las versiones infundadas que daban cuenta del supuesto peligro de explosión de tales instalaciones, como resultado del avance del fuego en distintas áreas de las Yungas.

“Las instalaciones productivas y operativas nunca estuvieron ni están en riesgo”, sostuvo Insaurralde y garantizó que “ni remotamente ocurrirá un incidente por incendio en el yacimiento Caimancito”.

Por otra parte y con el propósito de llevar tranquilidad a los pobladores de la zona, explicó que “no hay incendios en el yacimiento ni en los pozos” y precisó que “el incendio es de pastizal en un área cercana, pero no representa peligro alguno”.

Para ilustrar tales conceptos, enfatizó que “ni siguiera activamos nuestros sistemas contraincendios previstos para el enfriamiento de tanques”.

Tras señalar que grupos de brigadistas están apostados en la zona en el marco de un dispositivo de carácter preventivo, Insaurralde indicó que “la planta sigue trabajando con normalidad” y recalcó que “en nada se modificó nuestra actividad”.